IdT – Les idées du théâtre


 

Préface

Docena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio

Vega Carpio, Lope Félix de

Éditeur scientifique : Laplana Gil, José Enrique

Description

Auteur du paratexteVega Carpio, Lope Félix de

Auteur de la pièceVega Carpio, Lope Félix de

Titre de la pièceDocena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio

Titre du paratexteEl teatro

Genre du textePréface

Genre de la pièceRecueil de comedias

Date1619

LangueEspagnol

ÉditionMadrid, viuda de Alonso Martín, a costa de Alonso Pérez, 1619, in-4°. (Lien vers l’édition numérisée bientôt disponible)

Éditeur scientifiqueLaplana Gil, José Enrique

Nombre de pages2

Adresse sourcehttp://bib.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/90258409872347262143457/index.htm

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Vega-Docena-Preface.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Vega-Docena-Preface.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Vega-Docena-Preface.odt

Mise à jour2013-02-16

Mots-clés

Mots-clés français

GenreComedia

DramaturgieThéâtre représenté / théâtre à lire

ComédiensDéfauts des acteurs

ReprésentationInconvénients pour la réception de la représentation

Relations professionnellesLouange de la culture des dramaturges

ActualitéPolémique littéraire (réponse à la Spongia)

AutrePedroTorres Rámila ; Cristóbal Suárez de Figueroa

Mots-clés italiens

GenereComedia

DrammaturgiaTeatro rappresentato / teatro letto

AttoriDifetti degli attori

RappresentazioneInconvenienti per la ricezione dello spettacolo

Rapporti professionaliLode della cultura de i dramaturghi.

AttualitàPolemica letteraria (risposta alla Spongia)

AltriPedroTorres Rámila ; Cristóbal Suárez de Figueroa

Mots-clés espagnols

GéneroComedia

DramaturgiaTeatro representado / teatro leído

Actor(es)Defectos de los actores

RepresentaciónInconvenientes para la recepción de la representación

Relaciones profesionalesAlabanza de la cultura de los dramaturgos

ActualidadPolémica literaria (respuesta a la Spongia)

OtrasPedroTorres Rámila ; Cristóbal Suárez de Figueroa

Présentation

Présentation en français

La préface de ce recueil de douze comedias est constituée de deux parties distinctes. Dans la première, Lope (sous les traits de El Teatro) offre au lecteur les douze comedias annoncées dans la préface de la Oncena parte, opposant la tranquillité de la lecture solitaire aux inconvénients de la réception théâtrale, causés par les cris et protestations que suscitent les erreurs dans la représentation ou la discordance entre l’acteur et le personnage qu’il incarne.

Dans la seconde partie, en revanche, après avoir évoqué la marginalisation dont il souffre comme conséquence du goût pour les nouveaux dramaturges, Lope se centre principalement sur la polémique qui l’opposa à Torres Rámila et Suárez de Figueroa suite à la publication de la Spongia1, et qu’il évoqua dans plusieurs prologues (Parte X, Parte XI, Triunfo de la fe) très proches chronologiquement. Lope déclare que ses ennemis sont si prétentieux qu’ils croient tout le monde ignorant, et si venimeux qu’ils ne savent même pas trouver un antidote à leur propre morsure. Une citation d’Aristote sert de prétexte à Lope pour justifier l’érudition au théâtre, sa connaissance des sujets les plus divers, et le fait que la plupart des dramaturges sont doctes et diplômés. Il termine par une violente diatribe contre Torres Rámila à qui il reproche sa bêtise et son ignorance du grec, du latin et du castillan, et, surtout, l’envie qui le ronge.

(Traduction : Anne Cayuela)

Présentation en espagnol

El prólogo de esta colección de doce comedias consta de dos partes bien diferenciadas. En la primera, Lope (personificado en el Teatro) ofrece a los lectores las doce comedias anunciadas en el prólogo de la Oncena parte, contraponiendo la tranquilidad de la lectura en solitario a los inconvenientes de la recepción en el patio de comedias, bien sea por ruidos y murmuraciones, por errores en la representación o por la discordancia entre el actor y el personaje que encarna. ; La segunda parte, por el contrario, tras lamentar la marginación que sufre como consecuencia del gusto por nuevos dramaturgos, se centra por completo en la polémica de Lope contra Torres Rámila y Suárez de Figueroa que siguió a la publicación de la Spongia2, tal y como hizo en otros prólogos (Parte X, Parte XI, Triunfo de la fe) muy próximos cronológicamente. Lope dice que sus enemigos son tan soberbios que creen que nadie sabe nada y tan venenosos que ni siquiera sirven para elaborar un antídoto contra su propia picadura. Una cita de Aristóteles da pie para la justificación de la erudición en el teatro, donde de todo se trata, siendo además muchos de los dramaturgos doctos y graduados, y a continuación se ataca a Torres Rámila por sus disparates, locuras e ignorancia del griego, del latín y del castellano, y, sobre todo, por su envidia.

Texte

El Teatro

{NP4} Yo te prometí en la Oncena parte, lector amigo, otras doce comedias que aquí te ofrezco, porque no digas que no cumplo mi palabra3. Bien sé que, leyéndolas, te acordarás de las acciones de aquellos que a este cuerpo4 sirvieron de alma, para que te den más gusto las figuras5 que de sola tu gracia esperan movimiento. Quedo consolado que no me pudrirá6 el vulgo como suele, pues en tu aposento, donde las has de leer, nadie consentirás que te haga ruido, ni que te diga mal de lo que tú sabrás conocer, libre de los accidentes del señor que viene tarde, del representante que se yerra y de la mujer desagradable por fea y mal vestida, o por los años que ha frecuentado mis tablas, pues el poeta no la escribió con los que ella tiene, sino con los que tuvo en su imaginación, que fueron catorce o quince7.

Por acá ya tú sabes mis trabajos, y a lo que me sujetó la influencia de algún planeta desatinado que no debe de andar en los almanaques de los pronósticos, por olvidado en algún rincón celestial entre las lunas viejas que desechan los meses por otras nuevas, como se usa en el mundo, que nadie estima lo que pasa, sino lo que viene8. Entre los que me siguen, unos hay que entienden, otros que piensan que entienden y otros que dicen lo que oyen a los que entienden. No son tan malos estos como unos hombres que han hecho juramento de no confesar que nadie sabe y, abreviando la mano al cielo, tomarse para sí lo que no les ha dado9. Estos no son escorpiones en la triaca, como dijo Aristóteles de la lógica, sino que fuera della vierten veneno10. Paréceme que te ríes de que un Teatro traiga un lugar del Filósofo. Pues persuádete, gramático11, que en mí se tratan cada día tantas diferencias de facultades, que me puedo graduar de la que yo quisiere, pues bien sabes (no {5}sé si lo sabes) que las artes no difieren entre sí más que por la nobleza del sujeto. Mis comedias escriben muchos hombres doctos y graduados. No seas tan puntual que hasta de los títulos pidas satisfacción12, siendo ya las comedias como las damas cortesanas, que en cada calle mudan el nombre para ser nuevas, pues nadie te la pide a ti de los disparates que escribes y de las locuras que haces, pues es mayor error llamar Didáscalo al discípulo, siendo nombre del maestro, como quien llamase lo negro blanco13. Pero dirás tú que no es mucho errar en griego. No tienes razón, que lo mismo te sucede en el romance castellano, que en el latín es proceder en infinito14. No te fatigues, pues, a quitar el nombre a los ingenios que me honran con sus escritos15, que como todos los elementos se corrompen, si no es el fuego, tus palabras serán agua, tus objeciones aire, tus pensamientos tierra, y la fama de mis claros poetas un vivo fuego que consuma tu envidia y no la consuma el tiempo.