IdT – Les idées du théâtre


 

Préface

Parte veinte y tres de las comedias de Lope Felix de Vega Carpio, del hábito de San Pedro y de San Juan

Pedro Coello

Éditeur scientifique : Gilbert, Françoise

Description

Auteur du paratextePedro Coello

Auteur de la pièceVega Carpio, Félix Lope de

Titre de la pièceParte veinte y tres de las comedias de Lope Felix de Vega Carpio, del hábito de San Pedro y de San Juan

Titre du paratextePrólogo

Genre du textePréface

Genre de la pièceComedias

Date1638

LangueEspagnol

ÉditionMadrid, María de Quiñones a costa de Pedro Coello, 1638, in-4°

Éditeur scientifiqueGilbert, Françoise

Nombre de pages2

Adresse sourcehttp://bibliotecadigitalhispanica.bne.es:80/webclient/DeliveryManager?pid=1675481&custom_att_2=simple_viewer

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Lope-ParteXXIII-Preface.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Lope-ParteXXIII-Preface.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Lope-ParteXXIII-Preface.odt

Mise à jour2014-10-08

Mots-clés

Mots-clés français

GenreComedia

DramaturgieExcellence des pièces de Lope (construction, style, bienséance, vraisemblance) ; Art nouveau de faire des comédies

ActionComique ; tragique

Personnage(s)Gracioso ; introduction des personnages humbles

FinalitéPlaisir ; admiration

ActualitéMort et éloge de Lope de Vega

AutreCaius Velleius Paterculus (historien romain) ; Cervantès

Mots-clés italiens

GenereComedia

DrammaturgiaEccellenza delle opere drammatiche di Lope (costruzione, stile, decoro, verosimiglianzae) ; Arte nuova di far commedie

AzioneComica ; tragica

Personaggio(i)Gracioso ; introduzione di personaggi umili

FinalitàDiletto ; meraviglia

AttualitàMorte e celebrazione di Lope de Vega

AltriCaio Velleio Paterculo (storico romano) ; Cervantes

Mots-clés espagnols

GéneroComedia

DramaturgiaExcelencia de las comedias de Lope (traza, estilo, decoro, verosimilitud) ; Arte nuevo de hacer comedias

AcciónCómica ; trágica

Personaje(s)Gracioso ; introducción de villanos

FinalidadEntretenimiento ; admiración

ActualidadMuerte de Lope

OtrasCayo Veleyo Patérculo (historiador romano) ; Cervantes

Présentation

Présentation en français

Lorsque Pedro Coello, « marchand de livres » parmi les plus prospères de la place madrilène, publia la Parte XXIII des Comedias du Phénix, en août 1638, Lope de Vega était mort depuis trois ans. La publication de ses Partes de Comedias, commencée en 1604, s’était effectuée sous sa gouverne dès la Parte IX, à partir de 1617, date à laquelle il revendique le privilège de l’édition de ses comedias. Cependant, ces publications se virent suspendues en 1625 par la décision de la Junta de Reformación de ne plus octroyer de licence pour imprimer comedias et romans en Castille. En 1634, l’annulation de cette mesure permit au Phénix d’envisager la suite de la publication des Partes, interrompue dix ans plus tôt à la Parte XX. Cependant, les Partes XXI et XXII ne paraîtront pas avant la mort de Lope, le 27 août 1635, et seront élaborées par José Ortiz de Villena en collaboration avec le gendre de Lope, Luis de Usátegui – la première à la charge de Diego de Logroño, et la seconde à celle de Domingo Palacios de Villegas et de Pedro Vergés1.

Trois ans après la mort du dramaturge, Pedro Coello se chargea donc de publier la Parte XXIII : il sollicita Manuel de Faria y Sousa, historien portugais attaché à la Cour d’Espagne, pour rédiger en août 1638 une dédicace à Don Gutierre de Terán y Castañeda, et il la fit suivre d’une préface de son cru. Pedro Coello y exalte la mémoire du Phénix disparu, et rappelle ses grands apports à la comedia (mélange des genres, des catégories sociales des personnages, introduction de personnages nouveaux, vraisemblance, bienséance, etc). Objets d’une vive polémique depuis les critiques de Cervantès dans le chapitre 8 de la première partie du Quichotte, en 1605, ces apports avaient été formalisés par Lope dans son Art nouveau de faire des comédies publié en 1609. Presque vingt ans plus tard, l’heure n’est plus à la polémique, et Lope est unanimement célébré par les auteurs de la deuxième génération, comme on peut le constater dans les contributions de 153 auteurs à la Fama postuma publiée à sa mémoire en 1636 par Juan Pérez de Montalbán. Pour la préface de cette Parte XXIII posthume, Coello semble cependant reprendre synthétiquement les termes de l’ancienne polémique pour construire son éloge.

Présentation en espagnol

Cuando Pedro Coello, « mercader de libros » de los más prósperos en la villa de Madrid, publicó la Parte XXIII de las Comedias del Fénix, en agosto de 1638, Lope de Vega había muerto ya desde hacía tres años. La publicación de las Partes de Comedias de Lope, iniciada en 1604, se realizó bajo los auspicios del dramaturgo desde la Parte IX, a partir de 1617, fecha en la que reivindica el privilegio de edición de sus comedias. Sin embargo, esa labor de publicación fue suspendida en 1625 por la decisión de la Junta de Reformación de no conceder más licencias para imprimir comedias ni novelas en Castilla. En 1634, la supresión de dicha medida le permite al Fénix seguir con la publicación de las Partes, interrompida diez años antes después de la Parte XX. Sin embargo no saldrán a luz antes de la muerte de Lope, el 27 de agosto de 1635 las Partes XXI et XXII, elaboradas por José Ortiz de Villena en colaboración con el yerno de Lope, Luis de Usátegui – a cargo la primera de Diego de Logroño, y la segunda de Domingo Palacios de Villegas y de Pedro Vergés2. ; Tres años después de la muerte del dramaturgo, Pedro Coello se encargó pues de publicar la Parte XXIII : solicitó a Manuel de Faria y Sousa, historiador portugués relacionado con la Corte española para que redactara, en agosto de 1638, una Dedicatoria a Don Gutierre de Terán y Castañeda, y le añadió un Prólogo de su pluma. En él, Pedro Coello exalta la memoria del difunto Fénix, y recuerda sus grandes aportes a la comedia (mezcla de géneros, de las categorías sociales de los personajes, introducción de personajes nuevos, verosimilitud, respeto del decoro, etc.). Objetos ya de una fuerte polémica desde las críticas de Cervantes en el capítulo 8 de la primera parte de su Don Quijote, en 1605, estos aportes habían sido formalizados por Lope en su Arte nuevo de hacer comedias publicado en 1609. Casi veinte años más tarde, ya no es hora de polemicar, y los autores de la “segunda generación” celebran a Lope de una sola voz, como se puede comprobar en las contribuciones de 153 autores a la Fama postuma publicada en memoria suya en 1636 por Juan Pérez de Montalbán. El autor del Prólogo a esta Parte XXIII postuma sin embargo parece retomar sintéticamente los términos de la antigua polémica para construir su elogio.

Texte

Prólogo        

{NP1} Este tomo es la verdadera3 Parte XXIII4 de las Comedias del Padre de ellas, del Alpha y Omega5 (permítasenos ahora hablar aquí con estas voces) de esta suerte de poesía ; pues al fin, al fin Lope de Vega fue el principio y el remate de ella, de quien se debe decir, lo que Veleo Paterculo6 dijo de Homero ; que antes de sí no halló a quién imitar, y después no hubo quién enteramente le imitase. Porque si bien algunos escribieron comedias con varios aciertos, las de Lope son de padre, y las más de las otras de padrastros7. Las de Lope son de la naturaleza, y las otras de la industria8. Las Comedias de Lope son de tres clases. Sublimes, medianas, y menores. A las primeras no ha llegado nadie ; a las segundas pueden llegar las primeras de sus discípulos ; y las terceras siempre son mejores que las segundas ajenas. Nunca se ve esto tanto como al tomar una comedia de las menores de Lope, que siempre obliga a que se acabe de leer, no menos que las mayores de otros. Todas las Comedias de Lope merecen este nombre en estilo, invención y decoro. Casi todas las otras faltan a la traza cómica, al estilo, y a la verosimilitud9. A las más de estas que pueden llamarse buenas por algún camino, suele un docto en estos estudios llamar «rimas varias», en que hay de lo gustoso sin orden. La introducción de los personages graves en Lope, y el decoro, por la mayor parte es singular, y singularísima la de las personas humildes10. Todas las veces, y son casi inumerables, que introdujo villanos de todos oficios, no pasó figuras en el tablado, sino los propios villanos vivos. El aliño de conceptos, la suavidad de los amores, la sal de los graciosos, todo es tan propio en él como las flores en sus plantas, y los frutos en sus árboles11. Y ¿quién hay tan insensato, que pida cuenta a la inmensa copia de Lope, de si hizo algunas comedias menores que otras? ; ¿o si dijo esto inferior a aquello? ¿Por ventura en un mismo árbol {NP2} son unos mismos los pomos en grandeza y forma? ¿Por ventura deja la Naturaleza de estar perfectísima en esas llamadas imperfecciones? ¿Por ventura los que llegaron a escribir dos docenas de comedias12, no tienen tanto defectos en ellas, como Lope en infinitas? ¿Quién es tan ciego, que no se le abran los ojos de la admiración al ponderar, que solo para ser leído lo que escribió este casi más que hombre13, que no vivió más que algunos, es menester la vida del que más vive? Por cierto, que cuando todo fueran disparates, era negocio de admiración. ¿Qué será, luego, no siendo sino aciertos perpetuos en este género? Porque al fin, cuando escribió con prisa, o por necesidad, o por obediencia, no quedó desigual de los que escribieron con más espacio cuando los obligó el amor, o la emulación. ¿Quién le adquirió el aplauso? La facilidad suave, la llaneza alta, la invención natural. ¿Quién desde que él falta a los tablados, o por cansado, o por muerto, es causa de verlos menos apetecidos? El no atinar a imitarle, o el no quererlo hacer ; si es que está esto en la mano de alguno14. Finalmente, para los que ya no le pueden ver en el tablado15, y lo desean, saca esta Parte de sus Comedias, que en él se vieron tan estimadas, Pedro Coello16 mercader de libros17, deseoso de agradar a los amadores de lo bueno, para que las repasen, a falta de semejantes escritos ; como el apetitoso de regalado manjar, que por no inclinarse a otro inferior, vuelve a asir de lo que ya habías [sic] puesto a parte18.