IdT – Les idées du théâtre


 

Dédicace

Cancionero de las obras de Juan del Enzina

Encina, Juan del

Éditeur scientifique : Pérez Priego, Miguel Ángel

Description

Auteur du paratexteEncina, Juan del

Auteur de la pièceEncina, Juan del

Titre de la pièceCancionero de las obras de Juan del Enzina

Titre du paratexteA los ilustres y muy magníficos señores don Fadrique y doña Isabel Pementel, Duques de Alba, Marqueses de Coria, etc. Comienza el proemio por Juan del Encina en la compilación de sus obras.

Genre du texteDédicace

Genre de la pièceCancionero comportant des pièces de théâtre

Date1496

LangueEspagnol

ÉditionSalamanca : s.i., 1496. (Lien vers l’édition numérisée bientôt disponible)

Éditeur scientifiquePérez Priego, Miguel Ángel

Nombre de pages2

Adresse sourcehttp://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/cancionero-de-juan-del-encina-primera-edicion-1496--0/html/

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Encina-Proemio-Dedicace.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Encina-Proemio-Dedicace.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Encina-Proemio-Dedicace.odt

Mise à jour2013-04-30

Mots-clés

Mots-clés français

GenreThéâtre médiéval ; théâtre pastoral ; églogues

ExpressionStyle bas ; pastoral

ActualitéRois Catholiques

AutreThéorie poétique ; humanisme ; mécénat ; défense de l’autorité comme motif de la publication

Mots-clés italiens

GenereTeatro medievale ; genere pastorale ; egloghe

EspressioneStile basso ; pastorale

AttualitàRè Cattolici

AltriTeoria politica ; umanesimo ; mecenatismo ; difesa dell’autorità come motivo di pubblicazione

Mots-clés espagnols

GéneroTeatro medieval ; género pastoril ; églogas

ExpresiónEstilo bajo / pastoril

ActualidadReyes Católicos

OtrasTeoría poética ; Humanismo ; Mecenazgo ; Defensa de la autoría como motivo de la publicación

Présentation

Présentation en français

Juan del Encina, né vers 1469 à Salamanque, y a fait ses études universitaires et a été chanteur du chœur puis chapelain de la cathédrale. Il entre en 1492 au service du duc d’Albe auprès de qui il exerce les activités de musicien, poète et dramaturge. Après avoir tenté sans succès, en 1498, d’obtenir la place de chantre de la cathédrale, il décide de partir pour Rome et réussit à s’introduire comme musicien et poète à la cour du pape Alexandre VI, puis ensuite à celle de Jules II. Il peut dans ces conditions obtenir quelques bénéfices ecclésiastiques, tout en ayant l’occasion d’admirer l’intense activité littéraire et théâtrale de la curie romaine, à laquelle il a occasionnellement contribué. En 1519, après avoir été ordonné prêtre, il entreprend un voyage à Jérusalem, où il célèbre sa première messe. Il fut archidiacre de Malaga et prieur de Léon, ville où il passa les dernières années de sa vie, qui prit fin vers 1529. Encina, qui fut aussi un musicien et un compositeur reconnu, s’est essayé à pratiquement tous les genres et toutes les thématiques, et a laissé une œuvre littéraire très vaste, parmi laquelle il faut mentionner Arte de poesía castellana, la Translación de las ’Bucólicas’ de Virgile, les poèmes Triunfo de la Fama, qui exaltent les hauts faits des Rois Catholiques, la Tragedia trobada, sur la mort du prince don Juan, et Trivagia, sur son voyage en Terre Sainte. Son œuvre dramatique, qui lui a valu d’être appelé le père du théâtre castillan, comprend quatorze pièces, presque toutes qualifiées d’églogues et composées entre 1492 et 1513. Encina a commencé son activité à la cour ducale d’Alba de Tormes, mettant en scène les traditions dramatiques de la liturgie de Noël ou de la Passion ainsi que, pour la Cour, des fêtes de carnaval et des poèmes pastoraux (recuestas de amores), auxquels il sut conférer une qualité littéraire et théâtrale manifeste, comme le révèle l’Égloga de Mingo, Gil y Pascuala. Il fera également jouer, dans les milieux estudiantins, l’Auto del repelón, dialogue rustique entre deux vilains qui rapportent les vexations auxquelles ils ont été soumis par un groupe d’étudiants, et, devant le prince don Juan, la Representación sobre el poder del Amor. Son voyage en Italie et son contact avec l’églogue renaissante déboucheront sur une stimulante rénovation de son théâtre, déjà remarquable dans les idées vitalistes et paganisantes de l’Égloga de Cristino y Febea. Directement inspirée d’une églogue de l’Italien Antonio Tebaldeo, l’Égloga de Fileno, Zambardo y Cardonio met en scène la figure du berger qui se suicide en raison d’un amour non payé de retour.

Adressé par Encina à don Fadrique Álvarez de Toledo y doña Isabel de Zúñiga y Pimentel, à qui il dédie également toutes ses représentations théâtrales, le Proemio a los duques de Alba constitue la dédicace de son Cancionero, dans lequel sont aussi rassemblées huit brèves pièces de théâtre (deux églogues de Noël, deux représentations pour la Passion et la Résurrection, deux églogues de Carnaval et deux églogues pastorales "en recuesta de unos amores". Don Fadrique hérita son titre de duc de son père don García Álvarez de Toledo, à qui il avait été octroyé par les Rois Catholiques en 1472. Après la fin de la guerre de Grenade, il se retira avec sa famille sur ses terres d’Alba de Tormes, près de Salamanque, où il développa une brillante cour. Encina y arriva en 1492, après avoir été page au service de don Gutierre, maestrescuela de l’université et frère du duc. Il y demeura cinq ans, au cours desquels il exerça les activités de musicien et de poète. En présence du duc et de la duchesse, il fit représenter ses premières pièces, dans la chapelle et les salons du palais, à l’occasion des fêtes de Noël, du Carnaval ou de la Semaine Sainte. Le Proemio est un éloge du duc et de la duchesse, de leur mécénat et de la protection qu’ils ont apportée à Encina pour la publication de ses œuvres, dont beaucoup circulaient hors de son contrôle et sans lui être attribuées. Ils le protègent également de ses détracteurs qui l’accusent injustement de n’écrire que dans un style bas et dans le genre pastoral.

(Traduction de Christophe Courderc)

Présentation en espagnol

Juan del Encina nació en Salamanca hacia 1469, cursó estudios en la universidad y fue mozo de coro y capellán de la catedral. En 1492 entró al servicio del duque de Alba para quien ejerció actividades de músico, poeta y dramaturgo. Tras optar sin éxito a la plaza de cantor de la catedral, en 1498, decidió trasladarse a Roma, logrando introducirse como músico y poeta en la corte del papa Alejandro VI y luego en la de Julio II. Allí consiguió algunos beneficios eclesiásticos, al tiempo que pudo admirar la intensa actividad literaria y teatral de la curia romana y alguna vez participar en ella. En 1519, tras ordenarse sacerdote, emprendió viaje a Jerusalén, donde celebró su primera misa. Fue luego arcediano de Málaga y prior de León, ciudad en la que hubo de pasar los últimos años de su vida, que concluiría hacia 1529. La obra de Encina es muy amplia, ensayó prácticamente todos los temas y géneros poéticos y fue un destacado músico y compositor. Entre sus obras literarias, cabe destacar el Arte de poesía castellana, la Translación de las ’Bucólicas’ de Virgilio, los poemas Triunfo de la Fama, en exaltación de los hechos de los Reyes Católicos, Tragedia trobada, sobre la muerte del príncipe don Juan, y Trivagia, sobre su viaje a Tierra Santa. Su obra lírica está compuesta por coplas, canciones, villancicos, glosas, romances y canciones con sus deshechas, muchos de ellos musicados también por él. En cuanto a la producción dramática, por la que se le ha llamado padre del teatro castellano, está constituida por catorce piezas teatrales, casi todas calificadas de églogas y compuestas entre 1492 y 1513. Encina inició su actividad en la corte ducal de Alba de Tormes, poniendo en escena tradiciones dramáticas religiosas de Navidad y Pasión o fiestas cortesanas de carnaval y recuestas de amores, a las que supo dar una inusitada categoría literaria y teatral, como revelan la Égloga representada en la noche de Navidad, la Égloga representada la noche de Antruejo o la Égloga de Mingo, Gil y Pascuala. En ambientes estudiantiles representaría el Auto del repelón, diálogo rústico entre dos villanos que narran las burlas de que han sido objeto por un grupo de estudiantes, y ante el príncipe don Juan escenificó la Representación sobre el poder del Amor. Con su viaje a Italia y al contacto con la égloga renacentista, se producirá una estimulante renovación en su teatro, que ya se aprecia en los planteamientos vitalistas y paganizantes de la Égloga de Cristino y Febea. Inspirada directamente en una égloga del italiano Antonio Tebaldeo está la Égloga de Fileno, Zambardo y Cardonio, que pone en escena la figura del pastor suicida por un amor no correspondido, y a diferentes estímulos, como el del teatro clasicista y la presencia de personajes mitológicos o la incorporación del mundo celestinesco, responde la Égloga de Plácida y Vitoriano. ; El paratexto aquí editado es la dedicatoria que de su Cancionero (en el que se recogen también ocho piezas teatrales breves: dos églogas de Navidad, dos representaciones de Pasión y Resurrección, dos églogas de Carnaval y dos églogas "en recuesta de unos amores") hace Juan del Encina a los Duques de Alba, don Fadrique Álvarez de Toledo y doña Isabel de Zúñiga y Pimentel, a quienes dedica también sus representaciones teatrales. Don Fadrique heredó el título de duque de su padre don García Álvarez de Toledo, a quien le fue concedido por los Reyes Católicos en 1472. Concluida la guerra de Granada, se retiró con su familia a sus posesiones de Alba de Tormes, próxima a la ciudad de Salamanca, y formó allí un activo núcleo cortesano. A esa corte se incorporó en 1492 Juan del Encina, que venía de servir como paje del maestrescuela de la universidad don Gutierre, hermano del duque. Allí permanecería unos cinco años, a lo largo de los cuales ejerció actividades de músico y poeta, y ante los duques, en la capilla y salas de palacio, con ocasión de las fiestas de Navidad, Carnaval o Semana Santa, representaría sus primeras piezas teatrales. El texto es una exaltación del mecenazgo de los duques, que amparan la publicación de sus obras, muchas de las cuales le habían sido ya sustraídas y corrían sin su nombre de autor, y le protegen de sus detractores, que injustamente le acusan de sólo escribir en bajo estilo y género pastoril.

Texte

A los ilustres y muy magníficos señores don Fadrique y doña Isabel Pementel, Duques de Alba, Marqueses de Coria, etc. Comienza el proemio por Juan del Encina en la compilación de sus obras.

{FolVIr°} No pequeña gloria debe sentir el que está muy deseoso y sin esperanza de lo que desea, cuando la próspera ventura de su deseo se le viene ella misma a entrar por las puertas. Pues yo, tan deseoso de servir a vuestra señoría, cuánta gloria recibiese, cuando me mandaron llamar suyo, la razón misma lo muestra. ¿Quién no se hallara muy dichoso en poder alcanzar a llamarse siervo de tales señores, en quien todas las virtudes pusieron todas sus fuerzas para ser más conocidas, y porque puestas en tan alto echasen resplandor de sí y no se pudiesen encubrir, mas antes fuesen públicas y notorias a todo el mundo, que no puede la ciudad asconderse puesta sobre el alto monte?

¡Oh muy magníficos y constantísimos duques, en vosotros está tan acendrada la fe y la justicia que no le falta quilate para cuando se tocare en el toque de la verdad! Paulo Africano, según cuenta Tulio, siempre amonestaba a Escipión que honrase mucho la justicia y la piedad1. Santo Agustino, en el quinto libro de La Ciudad de Dios, dice que no se deben llamar bienaventurados los emperadores que gozan de gran imperio, sino solamente aquéllos que usan de la justicia y se vengan tarde y perdonan temprano2. El rey Agesilao, como dice Plutarco, preguntando de la justicia y la fortaleza cuál fuese más necesaria, respondió que no teníamos necesidad de fortaleza si nos allegásemos a la justicia3. Pues cuánto florezca en vosotros la justicia, vuestras obras dan testimonio, y no menos la fortaleza experimenta sus fuerzas en vuestra virtud.

Maravíllese todo el mundo y espántese de vuestra ciencia maravillosa en el gobernar, de la prudencia en el administrar, de la graveza en deliberar, de la diligencia y celeridad en hacer obras santas, justas y buenas. Ensalcen la muy perfecta y alta sabiduría vuestra en todos los géneros de excelencia, la gran autoridad, el alto consejo, el excelente ingenio, la grandeza de ánimo y la constancia vuestra. Todos, todos os alabemos, que por todo el mundo debe salir vuestro sonido y por todas las naciones se debe extender el resplandor de vuestras virtudes. Todos los pueblos que a vuestra gobernación están sujetos, y todos vuestros súbditos y vasallos, con tal cuidado y diligencia los gobernáis que no solamente merecéis ser llamados defensores mas aún padres. Sois muy solícitos y diligentes en la salud y provecho de vuestros súbditos, acordándoos de aquel dicho de Homero que dice no convenir al que muchos pueblos tiene debajo de su gobernación dormir toda la noche. Dais audiencia de muy buena gana a las querellas de vuestros súbditos, mayormente a las de los que poco pueden contra los poderosos.

Pues no digo cuánto favorecéis las letras y con cuán magníficas mercedes despertáis y aviváis los altos ingenios. En vosotros tornan a vivir las vidas de vuestros excelentísimos padres, cuya memoria es digna de inmortalidad. En vosotros se vinieron a enjerir las más principales púas de todos los altos linajes. De vosotros debe escribir quien bien quisiere emplear su saber y alcanzar perdurable fama. Aquí, aquí venga todo el mundo a navegar por aqueste mar tan grande, adonde tanta copia de verdades hay. ¿Quién podrá tanto decir de vuestras alabanzas todos los días de su vida, que no deje más y más para los que después de él vinieren? Los que quisieren que sus obras florezcan y estén siempre verdes, que no se sequen, a la sombra de tales árboles las deben poner.

Y yo, con este deseo y esfuerzo, me atreví ahora a sacar esta compilación de mis obras, viéndome favorecido de tan alta señoría, y la principal causa de las que a ello me movieron fue ésta. Y también porque andaban ya tan corrompidas y usurpadas algunas obrecillas mías, {FolVIv°} que como mensajeras había enviado adelante, que ya no mías mas ajenas se podían llamar, que de otra manera no me pusiera tan presto a sumar la cuenta de mi labor y trabajo. Mas no me pude sufrir viéndolas tan mal tratadas, levantándoles falso testimonio, poniendo en ellas lo que yo nunca dije ni me pasó por pensamiento. Forzáronme también a ello los detractores y maldicientes que publicaban no se extender mi saber sino a cosas pastoriles y de poca autoridad, pues si bien es mirado, no menos ingenio requieren las cosas pastoriles que las otras, mas antes yo creería que más. Movíme también a la compilación de estas obras por verme ya llegar a perfecta edad y perfecto estado de ser vuestro siervo, y parecióme ser razón de dar cuenta del tiempo pasado y comenzar libro de nuevas cuentas.

Así que, por estas razones y otras muchas más que a ello me movieron, atrevíme, con el favor de vuestra señoría, a sacar en público la pobreza de mi labor, poniéndola debajo de vuestras alas y amparo, con la obediencia que de tan bajo siervo a tan altos señores se requiere, cuya vida y estado Dios prospere por luengos tiempos, amén.